El Acuerdo de Schengen, firmado en la ciudad de Schengen en Luxemburgo en 1985 y en vigor desde 1995, establece un espacio común conocido como el Espacio Schengen, que abarca gran parte del continente europeo.

Los países participantes aplican normas comunes para el control de las fronteras exteriores, así como en asuntos relacionados con visados y cooperación entre servicios policiales y judiciales en el ámbito penal.

El objetivo principal del espacio Schengen es facilitar que los residentes de la Unión Europea (UE) puedan viajar a través de las fronteras internas de los países miembros sin someterse a controles ni mostrar sus pasaportes.

Gracias a este acuerdo, más de 400 millones de personas pueden desplazarse libremente entre los países miembros sin estar sujetas a controles fronterizos.

Países miembros del espacio Schengen

En la actualidad, el espacio Schengen abarca una extensa porción del continente europeo. Forman parte los siguientes países: Alemania, Austria, Bélgica, Croacia, Dinamarca, Eslovenia, España, Estonia, Finlandia, Francia, Grecia, Hungría, Islandia, Italia, Letonia, Liechtenstein, Lituania, Luxemburgo, Malta, Noruega, Países Bajos, Polonia, Portugal, República Checa, República Eslovaca, Suecia y Suiza.

¿Pueden beneficiarse del espacio Schengen los nacionales de otros países?

Sí, los ciudadanos de otras naciones que viven en Europa o que visitan la UE como turistas tienen la posibilidad de desplazarse por los países del espacio Schengen sin enfrentar controles fronterizos.

Para aquellos viajeros en tránsito o con intenciones de realizar estancias breves en el espacio Schengen, la Unión Europea ha establecido reglas uniformes en cuanto a visados.

Con ello, el espacio también ha sido un motor para el turismo, permitiendo que los visitantes disfruten de la diversidad cultural y geográfica de Europa sin las restricciones tradicionales de los controles fronterizos. Además, ha facilitado el comercio y la cooperación económica entre los países participantes.

A pesar de los beneficios, el Espacio Schengen también enfrenta desafíos, como la necesidad de una gestión eficiente de las fronteras exteriores y la coordinación en temas de seguridad. Sin embargo, en su conjunto, el Espacio Schengen representa un logro notable en la construcción de una Europa unida y en la promoción de la libertad de movimiento como un pilar fundamental de la integración europea.

Diferencia entre la Unión Europea y el Espacio Schengen

La Unión Europea constituye una unión política y económica compuesta por 27 naciones participantes. En contraste, el área Schengen abarca a países que han suscrito un acuerdo para permitir la libre circulación de sus ciudadanos. Aunque varios países europeos están presentes en ambas instancias, son entidades separadas.

Algunos países de la UE no hacen parte del espacio Schengen, mientras algunos Estados del espacio Schengen no pertenecen a la UE. Así que, los países de la Unión Europea Bulgaria, Chipre, Irlanda y Rumania no son países Schengen, y los países Schengen Islandia, Liechtenstein, Noruega y Suiza no son miembros de la UE.

👋 ¿Quieres más información para tus trámites legales? 👇